Stop_icon.png

PARÉMONOS, DEJEMOS DE CORRER

¿Qué nos está pasando? ¿Cómo es que lo que es propiamente humano: pensar, reflexionar, buscar, preguntarse, es el que menos hacemos?

 

¿Qué sociedad estamos creando que nos hemos quedado sin espacios de silencio. Cuando fue la última vez que estuviste 15 'minutos en silencio para poder pensar? Mirando tu vida, lo que sientes, lo que te pasa, todo preguntándote: soy feliz? ¿Qué me mueve? Qué me llena? Qué persigo? ¿Qué debería cambiar en mi vida? ¿Por qué estoy un poco triste? ¿Por qué he reaccionado de esa manera? Como es que estas preguntas han desaparecido de nuestras vidas?

Decía Sócrates: "La vida examinada es la única que merece ser vivida". Si no nos detenemos, estamos viviendo la vida o la vida nos vive a nosotros ?. Y otro de su tiempo,  Pitágoras, dice: "El Comienzo de la sabiduría es el silencio".

pensar_gratis.jpg
lacalidad.jpg

Escribe Henri Nouwen en "El camino del corazón": "La soledad es el horno de la transformación. Sin soledad Seguimos siéndo víctimas de Nuestra sociedad, Seguimos enredados en las ilusiones de Nuestro falso yo. Para el cristiano la soledad no es un Lugar terapéutico privado, sino el Lugar del encuentro con Jesucristo, el Lugar de la conversión, el Lugar donde muere el viejo yo y NACE uno nuevo, el Lugar donde emerge el hombre nuevo y la mujer nueva " .

 

El silencio nos lleva a la pregunta y la pregunta a la reflexión y la reflexión a vivir una vida más plena, más auténtica. Hay un texto muy bonito que nos habla de la pregunta. dice  la encíclica "Fides et Ratio" de Juan Pablo II: "Por otra parte, una simple mirada a la historia antigua muestra con claridad como en varios lugares de la tierra, marcados por culturas diferentes, brotan al mismo tiempo las preguntas de fondo que caracterizan el recorrido de la existencia humana:

¿Quién soy?
¿De dónde vengo y a dónde voy?
¿Por qué existe el mal?
¿Qué hay después de la muerte?
¿Existe Dios?
 
A estas preguntas podríamos añadir otros:
¿Qué me mueve?
¿Tengo suficiente?
¿Qué me hace feliz?
¿Qué deseo?
¿Soy feliz?
¿Por qué siento ...?
¿Por qué deseo ...?

Continúa diciendo el Papa "Estas mismas preguntas las encontramos en los escritos sagrados de Israel, pero aparecen también en los Veda y los Avesta; las encontramos en los escritos de Confucio y Lao Tse y en la predicación de los Tirthankara y de Buda; asimismo se encuentran en los poemas de Homero y en las tragedias de Eurípides y Sófocles, así como en los tratados filosóficos de Platón y de Aristóteles. Son preguntas que tienen su origen común en la necesidad de sentido que desde siempre insta en el corazón del hombre: de la respuesta que se dé a estas preguntas, en efecto, depende la orientación que dará a su existencia ".

 

Caray! Fíjese "de la respuesta que se dé a estas preguntas, .., depende la orientación que dará a su existencia".

 

Estas preguntas habitan en el corazón del hombre. Podemos estar distraídos, mirar hacia otros lados, pero la pregunta está allí. Y la pregunta me abre al misterio. Hay que dar voz, dar espacio, a estas preguntas persistentes que habitan en el corazón del hombre.

¿No deberías hacer un compromiso contigo mismo?
Con el silencio que necesitas.
  Y llenar el silencio de preguntas que son vida.